Le doy la bienvenida a mi consulta

donfidel

Don Fidel

Licenciado en Psicología y Filosofía

Cómo elegir una consulta de videntes

En la vida hay momentos en que se desea consultar al destino, saber del propio futuro. Uno puede consultar su horóscopo en la prensa, o querer una visión más particular y ajustada su caso. Llega el momento entonces de querer preguntar a un vidente por teléfono para que nos hable de nuestro camino. Es entonces, cuando buscamos una consulta de videntes que nos encontramos ante la presencia de multitud de anuncios de videncia  que nos afirman todo tipo de promesas.

Y es que los servicios de videntes han conocido un gran auge desde la aparición de servicio telefónico 806. Este sistema se basa en que el cliente pueda llamar cómodamente desde su casa y tener una consulta de videncia mediante el uso de lineas telefónicas de tarificacíon adicional, el famoso 806, o bien mediante el pago de tarjeta visa.

Es evidente que es necesario un criterio de elección ante tanta oferta de videntes, y en esto fundamentalmente hay que tener un criterio basado en tres puntos clave.

Consulta Privada

Un trato personal en una consulta particular en la que sólo atiendo yo

Consulta Profesional

Años de experiencia y una sólida formación avalan la calidad de su consulta

Consulta Original

Consulte el I Ching, el milenario oráculo de Oriente.

1. Que sea una consulta privada

Existen muchas consultas de videntes por teléfono que se basan en servicios de empresa, los call-centers o gabinetes de tarotistas, en los que el trato telefónico será semejante a una cadena de comida rápida. En este tipo de servicios de videncia es preferible atenerse a lo tradicional, y esto quiere decir buscar un servicio privado de videntes donde seamos atendidos con un trato personal por teléfono, como un restaurante familiar en el que podemos confiar.
Lo que buscan las personas es un trato de persona, y más en temas tan delicados como las preguntas del amor por ejemplo. Este primer criterio de elección  es fundamental si lo que deseamos es un servicio de calidad. Dada la gran popularidad del tarot existe una oferta empresarial que ha provocado que la tradición adivinatoria haya quedado muy mal parada. De sobras conoce las críticas y burlas que se realizan al vidente famoso de turno, provocando una visión muy peyorativa en estos tiempos.

2. Que sea profesional

Las consultas de videntes se caracterizan muchas veces por afirmarnos que se poseen poderes clarividentes. En la práctica es preferible atenerse al sentido común, desechar al vidente que afirme poseer poderes y buscar un servicio de un profesional, esto quiere decir una persona con la formación y años de experiencia necesarios para garantizar la calidad de su consulta.
En mi consulta por teléfono encontrará no a un tarotista sino a un psicólogo, no a un vidente sino a un profesional que le ofrece una tradición milenaria de Oriente para preguntar sus inquietudes. Existen cientos de consultas de videncia pero una gran diferencia que encontrará en mi consulta por es que se atiende ante todo a su propia salud, a su propio equilibrio.

Ambos criterios de elección de una consulta de videntes  se resumen no telecheck payday loan lenders en buscar a un buen artesano, la consulta privada de un profesional que no busque el negocio sino el oficio. Eso será una garantía frente a tanto servicio de videncia planteado como forma de sacar dinero rápido.

3. Escoger el método: I Ching.

Hay otro criterio importante que debemos elegir a la hora de seleccionar una consulta de videntes. Se trata del método. Aunque la gran mayoría de personas creen que ha de usarse el juego de cartas del tarot la realidad de la adivinación es más compleja. Existen muchos sistemas, mancias, y se trata de elegir el que consideremos el mejor para nosotros. Hay que entender que el juego de cartas del tarot se popularizó como sistema de adivinación en el siglo XVIII, y que la tradición de los videntes es mucho más antigua. Estamos hablando de un juego de salón de cartas, no de una auténtico sistema tradicional de consulta al destino.

De entre todos los sistemas de videncia destaca especialmente el I Ching. Se trata de una antigua forma de adivinación china, conocida también como Oráculo del Cambio, que es considerada por los entendidos como la mejor forma de indagar sobre el destino. Con una tradición de miles de años este oráculo es la fuente de la sabiduría china, y sus respuestas no sólo se basan en decirnos el camino futuro de las cosas sino también en aconsejarnos cómo actuar.

Esto último le convierte en un sistema muy diferente al resto de videncias. Para el I Ching el futuro puede ser cambiado, por lo que nos ofrece una serie de consejos para que actuemos del modo más sabio, más beneficioso para nosotros.

Hay además otra ventaja añadida sobre el Tarot. Y es que el I Ching es un texto poético, conservado cuidadosamente, y que exige que la respuesta sea la que dicta el propio oráculo. Como bien sabe el tarot es un juego de naipes, de cartas con una serie de imágenes que el tarotista de turno ha de exprsar con palabras. Esto exige todo un juego de imaginación e intuición que es el que aturde un poco al consultante. ¿Donde ve esas cosas?. No en las cartas, por lo que hablamos de una interpretación relativa.

El Oráculo del Cambio, como también se le conoce, nos responde a nuestra pregunta de tres maneras:

  • Sobre el  Presente: nos habla de lo que está ocurriendo, el fondo de la cuestión.
  • Sobre el Futuro: nos habla de lo que sucederá fruto del presente, de lo que vendrá a continuación.
  • Con un Consejo: fruto de miles de años de sabiduría oriental este antiguo oráculo que es el I Ching nos propone entender que el futuro no está escrito, que lo vamos haciendo y por tanto ahí entra sus consejos para actuar del modo más sabio posible.

Una consulta diferente

Le he planteado los criterios necesarios para elegir una buen servicio de videntes. Si lo que desea es una consulta  diferente, en un ambiente privado y profesional con un método alternativo al tarot le sugiero mi propia consulta.

Estaré encantado de atenderle en los telefonos 806 y visa que pongo a su disposición.

A su servicio,

Don Fidel

Don Fidel

Licenciado en Psicología y Filosofía

806 56 66 86 

Teléfono de tarificación por minuto.

Precio Linea Fija 1.21 euros ,

Precio Linea Movil 1.57 euros

Mayores 18 años

93 833 90 28 

Teléfono  Fijo Visa.

Media hora…. 25 euros

Veinte minutos…16.50 euros

Quince minutos…12. 50 euros